12 de marzo de 2009

Pero que solo te veo, torero

Solo, pero qué solo te veo,
torero en el amarillo albero.
Cuando te abres de capote
en verónicas de ensueño.
Solo, pero qué solo te veo,
cuando tu cintura danza
en el reloj del tiempo.
Solo, tú siempre solo,
desgarrando poesías
que lloran en mi recuerdo.
Solo y tú siempre solo,
porque en la soledad de tu toreo
aprendí el estremecimiento
del sentir del sentimiento...

2 comentarios:

  1. No me gusta mucho las corridas de toros, quizas es porque no soy de España... pero si puedo decirte que me gusta como escribes y lo bello que te ha salido este texto.

    Nota: Que bonita la musica que acompaña al blog!

    ResponderEliminar
  2. Carla...a mí a pesar de lo que veas, tampoco me gusta mucho el mundo del toro, quiero decir lo que es en sí la corrida, concretamente la muerte del toro y el castigo con banderillas etc...
    pero tengo que ser conciente de que hay otra gente que sí le gusta este mundo, y no tengo otro remedio que respetar esas ideas.
    Con decir que en mi família tengo gente que ha estado metida en ese mundillo. De hecho los cuadros que vés de toreros son de mi primo Antonio Cárdenas un pedazo de artista, autentico bohemio.
    Que en su juventud entre otras cosas fué torero.
    Y siento desilusionarte, no se de quien es, pero no es mía.
    Saludos
    hs

    ResponderEliminar